Por: Hilda Besson

 

Enamorar siempre ha sido una acción complicada. Por naturaleza, siempre queremos ser vistos, que la gente se sienta atraída por lo que somos y se enganchen con nuestro ser, lo mismo sucede con las marcas.

Les diré de qué estoy enamorada: del Inbound Marketing. Esta disciplina combina acciones que no son tan intrusivas como el marketing tradicional, se centra en las necesidades de las personas, todo esto con la finalidad de atraer a ese cliente potencial hacia un cierre de compra; pero ¡ojo! con sutileza y mucho valor, nada de ventas frías.

En 2018, el Inbound Marketing no puede faltar en tu estrategia publicitaria. Crea contenido consumible que responda a las necesidades de los usuarios, los fidelice y  convierta en embajadores de tu marca (aumentado así la capacidad de tu negocio y reduciendo el costo por adquisición de nuevos clientes).

Diseña contenido entretenido, educativo e inspirador, específico y personalizado.

¿Cuáles son las fases del Inbound Marketing? Como en toda historia de amor, hay que ir disfrutando de cada paso en el camino:

 

1. Atracción: Es el flechazo inicial. Ese click que el usuario siente y vive con tu contenido. Pero eso sí, no cualquier usuario; para crear contenido útil y valor necesitas conocer tu “Buyer Persona”.

No todos comprarán tus servicios. Diseña una metodología que te permita establecer los rasgos, gustos y preferencias de tu potencial cliente.

Herramientas y formatos que puedes usar para atraer clientes:

  • Sitio web con blog incluido. Nota imperdible: nútrelo semanalmente. De acuerdo con datos de HubSpot, las marcas que tienen un blog generan 126% más leads (persona que facilita los datos a través del formulario del landing page) que las que no lo tienen. Por otra parte, generar contenido regularmente aumenta el tráfico hacia tu sitio web en un 55%.
  • Redes sociales. ¿Por dónde empiezo? Hay tantas estrategias y recursos que puedes utilizar para facilitar el tráfico hacia tu sitio web desde social media. Comenzando por los links en tu perfil hasta posts anunciando material descargable en tu sitio web. Otros formatos atractivos para enganchar a tus potenciales clientes son los webinars –y si puedes ofrecer uno gratis, ¡se enamorarán! Los videos en vivo están que arde y hay cada vez más usuarios consumiendo este tipo de contenidos. Haz concursos, ofrece asesorías, cuenta una historia en video de tan solo 60 segundos. Tu imaginación es el límite.
     

 

2. Conversión. Esta es la etapa del cortejo, donde invitas a los usuarios a que vivencien la experiencia transformadora -o no- de tu marca. Usa “Call to Actions” o llamados a la acción para obtener sus datos y convertirlos en “leads”.

Conoce algunas estrategias

  • Como ya mencioné, los llamados a la acción son muy efectivos. Por ejemplo, incluye botones en tu sitio web para descargar material informativo: guías, whitepapers, incluso podcasts.
  • Después de dar click al botón de descarga, se redirecciona al landing page, donde la magia tiene lugar.
  • Generalmente para descargar el documento desde tu sitio web, el usuario debe llenar antes un formulario para tener acceso al contenido deseado o exclusivo. ¡Por favor que no dure una eternidad! También sucede que al entrar a una página web, se muestra de inmediato una planilla de suscripción. En todo caso, los formularios te ayudarán a construir la base de datos de tus potenciales clientes.
  • Finalmente, el “Thank You Page” es una página que se muestra después que el usuario finaliza el relleno de un formulario online. Es una acción confirmatoria: el proceso se realizó de manera correcta. Además, indica al potencial cliente que recibirá la guía, White paper o podcast prometido.

 

3. Cierre. Estamos en la etapa en la cual concretaremos nuestras ventas –y expectativas-. Acompaña al usuario en cada fase con contenido útil y de valor.

¿Qué puedes hacer?

  • Segmenta los datos de los usuarios con un software de Customer Relationship Management (CRM): que permite centrarte en el conocimiento de tus potenciales clientes, detectar sus necesidades y satisfacerlas. Un ejemplo de ello es el monitoreo de las interacciones en tus campañas personalizadas.
  • Según datos de McKinsey Company, una campaña de e-mail marketing es 40 veces más efectiva para adquirir nuevos clientes que Facebook y Twitter. Esta estrategia te mantendrá generando contenido consumible específico y personalizado (es decir, que trata de responder preguntas y dudas de tu “Buyer Persona”).

 

4. Fidelización. Si se concretó el proceso de compra, ¡Felicidades, que no todo termina aquí! Sigue enamorando a tu cliente.

¿Cómo?

  • Responde sus preguntas, dudas a través de correos o, si es posible, contacta y conecta con ellos a través de Lives grupales o personalizados.
  • Sigue enviado emails con información relevante, valiosa.
  • Practica la escucha social (Social Listening), monitorea qué dicen las redes sociales de tu marca.
  • Haz encuestas.

No olvides, un cliente satisfecho es un potencial embajador de marca. Las recomendaciones sin duda reducirán los costos de adquisición de nuevos clientes, ampliarán tu mercado/negocio y aportará un valor inmensurable a tu marca.

 

Fuente: HubSpot. InboundCycle.