Los títulos o titulares son como el puntapié o entrada al contenido en sí. Son de gran importancia para enganchar a los lectores o audiencia a que vean tu post.

Muchas veces esto puede hacer la diferencia entre un artículo ganador, exitoso y otro que no funcionó.

Headlines & SEO Essentials dio a conocer algunos consejos los cuales te compartimos:

1- Sé específico, sin divagar: El titulo debe ser convincente, debe generar curiosidad pero ciertamente que no engañe ni exagere. Esto ayuda a generar interés en ingresar al artículo completo.

2- Debe ser simple: Títulos simples y fácil de interpretar son más próximos a tener éxito. Con una idea clara, mientras más conciso sea, mejor. Los títulos largos no tienen mucha receptividad y pueden tornarse difíciles de leer o captar la atención de los usuarios.

3- Imagen mental: Puede ayudar el usar el paralelismo de que imagen se te ocurre para interpretar el artículo, esto puede ayudarte a crear un título. Ciertamente la imagen debe ser un reflejo del título, no puede ir cada uno por su lado sino ser complemente uno del otro.

4- Cambia la perspectiva: Piensa como es tu público, escribe tu contenido de acuerdo a quien va dirigido. Es importante direccionar tus artículos de acuerdo a cada audiencia.

5- Toca la fibra emocional: Las personas por lo general responde a las emociones, si tu título puede generar alguna empatía, estará bien encaminado. Esto es algo que siempre debes intentar lograr no solo con los títulos sino con cada contenido que compartes. Las emociones son importantes a la hora de generar engagement.

6- Usa palabras fuertes: Identifica las palabras y frases que mejor describan tu tema. Busca palabras simples que puedan sintetizar la idea. No le des largas a los títulos, no te extiendas demasiado, ya que esto resta interés. También es recomendable no usar palabras rebuscadas que sean poco entendibles.

7- Uso de los verbos: En sintonía con el punto anterior, una cosa es utilizar verbos no tan comunes y otra es usar palabras casi inentendibles o de poco uso. Con verbos no tan repetitivos puedes ayudar a que tu título sea más atractivo. Esta es una línea muy delgada que hay que transitar entre verbos llamativos y palabras “exóticas”.